cronica erratica
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
 
 

ESPECIAL
México: ciudadanos en pie de guerra
contra el crimen organizado (3)

En Buenavista la tentativa de desarme llevó a que la población retuviera en dos ocasiones a sendos grupos de militares durante unas horas, situaciones que se solucionaron tras unas tensas negociaciones.

“Queremos que salgan a buscar a los criminales, que salgan a tener resultados porque ellos se van a ir del pueblo y nos van a dejar solos otra vez. Y los criminales el día que los militares se vayan van a querer entrar a Coalcomán”, advierte González. “Cuando el gobierno entregue a los criminales, nosotros entregaremos las armas, sin ningún problema”.

Finalmente, a los soldados no les quedó otro remedio que hacer la vista gorda. Además, ya había otros precedentes en Michoacán y en otros puntos del país.

Los purépechas de Cherán se adelantaron dos años

Ronda comunitaria de Cherán
La ronda comuntaria de Cherán se formó para proteger el pueblo y los bosques.
 

Ya el 15 de abril de 2011 los vecinos de Cherán, una pequeña comunidad de etnia purépecha situada unos 200 kilómetros de Apatzingán, se habían rebelado contra los grupos del crimen organizado que estaban devastando sus bosques, campeaban por el pueblo fuertemente armados y tenían aterrorizada a toda la población, de unos 15.000 habitantes.

Ese día se hicieron de armas rudimentarias, levantaron barricadas en todos los accesos a la localidad y desconocieron a las autoridades municipales, que se habían mostrado absolutamente ineficaces, en el mejor de los casos, o cómplices, en el peor, frente a los delincuentes.

En los casi tres años que han pasado desde lo que ellos denominan como “el levantamiento” han formado un cuerpo de seguridad civil, denominado ronda comunitaria y conformado por 140 miembros. Esta fuerza está basada en sus costumbres ancestrales, aunque algunos de sus componentes van armados con potentes fusiles de asalto.

Aunque están convencidos de que en el momento en que bajen la guarda el crimen organizado volverá adueñarse del municipio, han recuperado en cierto modo la tranquilidad perdida.

“Antes de que empezara el movimiento casi nadie venía a hacer sus labores al campo y ya prácticamente habían abandonado todos los cultivos. Desde que existe la ronda se empezó a retomar todo el terreno”, asegura un miembro de este cuerpo que elude dar su nombre por motivos de seguridad. La medida de precaución no es baladí: en los últimos años 20 vecinos han sido asesinados o han sido hechos desaparecer por los madereros ilegales.

Éstos, denuncian los vecinos de Cherán, provienen de un rancho cercano y, además de matar a quienes intentaban impedirles que talaran árboles clandestinamente, secuestraban y extorsionaban. En tres años, agregan, habían deforestado unas 7.000 hectáreas de pino.

Los ronderos patrullan por los bosques que rodean a Cherán con una pick-up prestada por la policía del estado de Michoacán, varios fusiles de calibre .22 y un par de poderosos AR-15. Su principal misión es que nadie corte árboles sin permiso, pues su presencia disuade a los grupos armados de la delincuencia, aunque nunca pueden descartar un encuentro desagradable.

El guardabosques que no quiere dar su nombre asevera que la ronda es respetada por las autoridades del estado de Michoacán y que cuando sorprenden a alguien cometiendo un delito “rápidamente es puesto ante el ministerio público”. “Nosotros nada más cumplimos con arrestarlos, llevarlos ante ellos y ellos proceden a lo que sigue”.

 
 

Desde que se levantaron en armas, no sólo han consolidado su propia policía ciudadana, que con 140 miembros da seguridad a este municipio de unos 15.000 habitantes, sino que han desconocido a las autoridades electas mediante el sistema de partidos, al que la mayoría ha repudiado, y han implantado un sistema de gobierno basado en asambleas, al uso de las costumbres indígenas.

“Como las autoridades formales no dieron respuestas, pues todos decían que no les competía los problemas de inseguridad, simplemente ya no los tomamos en cuenta y se formó un tipo de gobierno comunal como siempre había sido”, indica José (no da el apellido también para evitar riesgos), miembro del Consejo Mayor, una especie de autoridad moral formada por 12 miembros que ahora ocupa el edificio del ayuntamiento y se ocupa de los asuntos del pueblo.

Con este sistema de gobierno “se tienen que hacer asambleas en los barrios para dar a conocer a la comunidad todo lo que se haga. Aquí desde tiempos inmemoriales se ha llevado este tipo de gobierno, que le tiene que informar a la gente del pueblo sobre el dinero, sobre las actividades…”, explica el consejero purépecha, que es elegido en asamblea para un periodo de tres años, como el resto de autoridades.

Pero Michoacán no es la única parte del país en la que la población se ha hartado de la ineficacia de las autoridades para proporcionarles seguridad.

Guerrero, decenas de pueblos abocados a la autoprotección

Guerrero, situado al sur de la ciudad de México, en la costa del Pacífico, es uno de los más pobres del país y también uno de los más golpeados en los últimos años por la violencia del crimen organizado. Colindante con Guerrero, es uno de los principales productores de marihuana y heroína y por su territorio circula buena parte de la droga que pasa por el país antes de llegar a Estados Unidos.

Allí varias poblaciones indígenas de etnias mixteca y tlapaneca tienen desde 1995 policías comunitarias, que surgieron bajo el influjo de la rebelión zapatista un año antes por parte de los indígenas de Chiapas, que había instituido sus gobierno autónomos.

Los miembros de estas fuerzas de seguridad ciudadana, agrupadas en torno a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC), son elegidos periódicamente en asambleas comunales en base a su buena conducta, su responsabilidad y su compromiso hacia su comunidad. El cargo es considerado un honor y no conlleva ninguna remuneración.

(sigue)
anterior 1     2     3   4   5 siguiente

 

 
 
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
Sigue Crónica Errática en Crónica Errática en Facebook Crónica Errática en Twitter  
 
 
Acerca del autor
 
© Crónica errática. Todos los derechos reservados. E-mail de contacto: cronica_erratica@yahoo.com