cronica erratica
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
 
 

México libera a la francesa Cassez
tras siete años en prisión por secuestro

Ciudad de México, 23 de enero de 2013. P. Álvarez
La francesa Florence Cassez fue liberada este miércoles por la justicia mexicana tras haber pasado siete años en prisión después de que la Corte Suprema le concediera un amparo en base a que se violaron sus derechos fundamentales y se corrompió todo el proceso en su contra cuando la policía mexicana orquestó una detención en directo para la televisión un día después de que fuera arrestada, en diciembre de 2005. El caso de Cassez, que había sido condenada a 60 años, provocó una crisis diplomática entre México y Francia y provocó un intenso debate en México sobre las prácticas de la policía y la justicia mexicana y la fabricación de falsos culpables.

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia mexicana votó, con tres votos a favor y dos en contra, a favor de la "liberación inmediata" en una sesión que dio un giro inesperado pues esta medida había sido rechazada el 21 de marzo de 2012 por ese mismo tribunal. Aunque este miércoles se votó un proyecto alternativo, la variación en la composición de la Sala el pasado mes de diciembre, cuando el magistrado Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena sustituyó a Salvador Aguirre, inclinó la balanza en favor del amparo directo a favor de Cassez.

“Se concede el amparo de la justicia federal a la quejosa Florence-Marie Louise Cassez (…) y en consecuencia se instruye (…) para que se notifique por los medios más eficaces y expeditos a las autoridades correspondientes que se ponga en absoluta e inmediata libertad a Florence-Marie Louise Cassez Crepin”, dijo el presidente de la Sala, Jorge Mario Pardo, tras la votación.

Unas horas después, Cassez salió de la cárcel de mujeres de Tepepan, en el sur de la ciudad de México, con dirección al aeropuerto para tomar el primer vuelo con rumbo a su país.

La mayoría de los magistrados coincidió en que la puesta en escena de la policía para la televisión, sumado a que tardó un día en poner a la detenida a disposición de la justicia y a que no se le permitió la asistencia consular inmediata, viciaron completamente el proceso hasta el grado de invalidarlo.

Cassez fue detenida junto a su exnovio, Israel Vallarta, el 8 de diciembre de 2005 en una carretera de la periferia de la ciudad de México por agentes de la ahora extinta Agencia Federal de Investigación (AFI), un cuerpo policial que dependía de la fiscalía federal.

No obstante, no fue presentada hasta el ministerio público hasta el día siguiente, después de que Cassez e Vallarta aparecieran en la madrugada del 9 de diciembre siendo detenidos en directo en el programa 'Primero Noticias', de Televisa y dirigido por Carlos Loret de Mola, en un rancho cercano propiedad de él a la vez que (según el montaje) eran liberadas tres personas secuestradas en ese lugar.

Según la versión de la joven francesa, estuvo encerrada en una camioneta en la sede de la fiscalía federal, en pleno centro de la capital mexicana.

Giro inesperado en el debate de la Corte Suprema

La jueza Olga Sánchez Cordero, que en la anterior votación se había pronunciado a favor de la liberación inmediata de la francesa que había propuesto su colega Arturo Zaldívar, presentó un nuevo proyecto con el que intentaba lograr un consenso entre los cinco componentes de la Primera Sala.

En él proponía volver a dictar una sentencia sobre el caso tras invalidar varias pruebas, incluidos los testimonios de las tres víctimas de secuestro que habían identificado a Cassez como una de sus secuestradoras. Sin estas pruebas, según había anticipado uno de los abogados de la francesa, Agustín Acosta, "no quedarían pruebas" y "previsiblemente esa sentencia sería absolutoria". El letrado anticipaba que el proceso se habría demorado "quizás tres semanas o un mes".

Sánchez Cordero basaba su propuesta en que uno de los secuestrados había hecho declaraciones contradictorias y los otros dos, una madre y su hijo menor de edad, sólo dijeron reconocer a la joven francesa dos meses después de su primer testimonio, en el que no ha habían identificado, y después de que estallara el escándalo por el montaje televisivo del arresto.

Sin embargo, Gutiérrez Ortiz Mena consideró que el puesta en escena de la policía para la televisión supuso una "inducción hacia las víctimas y testigos de cargo", con lo que "se vulneraron los derechos fundamentales de carácter sustantivo, presunción de inocencia y libertad", por lo que votó "por un amparo liso y llano por la libertad inmediata".

Su colega Zaldívar reiteró su voto de hace 10 meses también a favor de la liberación, por lo que Sánchez Cordero propuso modificar su dictamen y reiterar su apoyo a esta medida, como había hecho también en marzo, con lo que sumaron los tres votos necesarios.

Otro de los magistrados, José Ramón Cossío, se pronunció a favor del amparo, pero para que se volviera a dictar sentencia sin tomar en cuenta algunas de las declaraciones de las víctimas, mientras que Jorge Mario Pardo consideró que la puesta en escena de la AFI y las otras irregularidades no eran suficientes para invalidar la sentencia.

Los magistrados hicieron hincapié en que no se estaban pronunciando sobre la culpabilidad o inocencia de Cassez sino sobre la validez del proceso en su contra.

Un polémico capítulo de
la historia judicial mexicana

Con esta decisión se cierra uno de los capítulos más polémicos de la historia reciente de la justicia mexicana, el cual se había convertido también en uno de las banderas del pasado gobierno de Felipe Calderón (2006-2012).

Pese al escándalo por la evidencia del montaje de la AFI, el que era entonces su director, el polémico Genaro García Luna, fue nombrado ministro de Seguridad Pública por Calderón cuando llegó al poder, en diciembre de 2006.

El mandatario insistió en mantenerlo en el puesto contra viento y marea y lo hizo uno de sus hombres más cercanos y de mayor confianza aunque la Corte Suprema condenó en marzo pasado por mayoría la puesta en escena del "arresto" de Cassez y aunque se vio envuelto en otros escándalo y acusaciones (incluidas las de colusión con el crimen organizado).

El caso Cassez tensó al máximo la relaciones diplomáticas entre México y Francia, pues el expresidente de este país Nicolás Sarkozy, se involucró personalmente en el intento de la diplomacia francesa por lograr la libertad de su compatriota.

Calderón incluso violó la separación entre poderes cuando en marzo pasado, el día anterior a la primera votación en la Corte Suprema, instó veladamente a los magistrados de esta instancia a no liberar a la francesa.

El caso ha despertado una gran atención tanto en Francia, donde se puso en marcha un movimiento civil para pedir la libertad de Cassez, como en México, donde el convirtió en uno de los símbolos más flagrantes del mal funcionamiento de la justicia, pues en este país se considera que hay una gran cantidad de personas inocentes en las cárceles y muchos han ido siendo liberados por la Suprema Corte.

Los especialistas y defensores de derechos humanos denuncian que los policía y ministerios públicos mexicanos carecen de capacitación para llevar a cabo investigaciones efectivas y recurren a prácticas ilícitas, como la falsificación de pruebas y la obtención de confesiones bajo tortura, para lograr condenas con la anuencia de los jueces.

El desconsuelo de las víctimas

Tras la decisión de la Corte Suprema, uno de las víctimas que acusaron a Cassez, Ezequiel Elizalde, que había asistido a la sesión de este órgano, se mostró desolado y cargó con dureza contra el tribunal y el sistema de justicia. "Soy mexicano, pero es una porquería de país. Yo me voy de aquí, no quiero saber absolutamente nada de esta legislación, de esta supuestamente Corte que procura a las víctimas. Son una porquería de instituciones, de corte, de ministros", dijo en declaraciones a Milenio Televisión.

"Sufrí 65 días (secuestrado), Florence vive como una reina en la cárcel. No me importa este país, sus instituciones están por los suelos", añadió.

A su lado, Isabel Miranda de Wallace, cuyo hijo fue asesinado durante un secuestro y que se ha convertido en una defensora de los derechos de las víctimas de secuestros, pero que ideológicamente fue muy cercana al gobierno de Calderón y a su partido, el derechista Acción Nacional (fue candidata a la alcaldía de la capital mexicana por esta formación), consideró que el precedente asentado por la Suprema Corte supondrá la libertad de muchos delincuentes.

"No va a haber un solo proceso que resista este estándar de prueba que pusieron, entonces hoy le abren la puerta a la impunidad, hoy queda libre muchísima gente", denunció.

"Hoy quedó de manifiesto que las víctimas no cuentan, hoy quedó de manifiesto que lo que vale es el poder, el dinero y las relaciones y hoy dejan a las víctimas con las manos vacías (...). Escogieron el peor caso para mandar el mensaje de que se deben respetar los derechos humanos", criticó.

Sin embargo, Agustín Acosta consideró que la decisión de la Corte "no manda un mensaje de apertura de las cárceles" sino que sienta "un precedente muy claro de que este tipo de violaciones generalizadas a los derechos humanos, que no es una aislada sino una conducta clara de violaciones a muchísimas garantías y derechos humanos, no pueden ser toleradas".

"Florence Cassez puede ser cualquier de nosotros. A cualquier le puede pasar eso y hoy la Corte (Suprema) está diciendo 'eso no se vale (...). No queremos una policía que se dedique a simular, porque no hay nada peor que meter inocentes a la cárcel. Creo que esa una de las mayores impunidades", argumentó.

Frente a la cárcel de Tepepan, algunos familiares de víctimas de la banda de secuestradores 'Los Zodíaco', de la que se acusaba a Cassez de formar parte, le gritaron "asesina" cuando era sacada de la prisión en una camioneta y lloraban desconsolados.

“Lo tenía que ver porque no lo podía creer. Me siento muy triste, muy decepcionada. Ya salió como si nada. Es una secuestradora y asesina", dijo a Milenio Televisión Michelle Valadez, cuyo esposo fue asesinado en 2005 tras tres meses secuestrado por 'Los Zodíaco'.

"Nos dijeron que denunciáramos para que este delito se terminara y a otras personas no les pasara lo mismo ¿De qué sirvió si ahora sale por la puerta grande?”, se preguntó la mujer, quien reconoció que sólo sabe de la relación de Cassez con el grupo de secuestradores por la versión de la policía.

 
 
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
Sigue Crónica Errática en Crónica Errática en facebook Crónica Errática en Twitter  
 
 
Acerca del autor
 
© Crónica errática. Todos los derechos reservados. E-mail de contacto: cronica_erratica@yahoo.com