cronica erratica
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
 
 

México utiliza al narco para frenar el
flujo migratorio, denuncian activistas

Ciudad de México, 25 de febrero de 2013. P. Álvarez
La Defensores en México de los derechos de los inmigrantes de Centroamérica denunciaron que el Estado mexicano se está sirviendo de grupos del crimen organizado, es decir los cárteles del narcotráfico, para intentar frenar el flujo migratorio desde esa zona hacia Estados Unidos. A los múltiples abusos y violaciones de los derechos humanos de quienes cruzan México en busca del sueño americano por parte de las fuerzas de seguridad de este país, se suman las extorsiones, secuestros, desapariciones, violaciones y asesinatos cometidos en su contra por la delincuencia organizada ante la pasividad, cuando no complicidad, de las autoridades.

migrante centroamericano subido en 'La Bestia'
Los migrantes centroamericanos deben pagar ahora una cuota al crimen organizado para poder viajar como polizones sobre el tren La Bestia.

“Tenemos que hablar ya de tácticas del Estado mexicano y del gobierno para frenar la migración centroamericana a través de grupos paramilitares en las vías del tren y arriba del tren, en todo el país. Hay una protección del Estado mexicano a las mafias que están operando en contra de la población migrante”, aseguró el sacerdote Tomás González, conocido como ‘Fray Tormentay encargado del albergue La 72 Casa del Migrante, en Tenosique (estado de Villahermosa), al presentar el documento, elaborado por la organización internacional de acompañamiento Consejería en Proyectos (PCS, por su sigla en inglés).

Tomás González, 'Fray Tormenta'
'Fray Tormenta' denuncia la connivencia entre narco y autoridades contra los inmigrantes. Autor: Pep Companys
 

Hace tiempo que los cárteles del narcotráfico han diversificado sus negocios hacia rubros como el secuestro, la extorsión, el tráfico de personas, el robo de combustible, al piratería y cualquier otra actividad ilegal, particularmente en la zona del Golfo de México, donde se disputan el territorio el Cártel del Golfo y sus antiguos aliados Los Zetas, un grupo criminal creado por exmilitares del ejército mexicano.

Fray Tormenta’ detalló como ahora estos criminales van, armados, a lomos de la ‘La Bestia’, el tren de mercancías que recorre el país de sur a norte y que utilizan los inmigrantes centroamericanos para llegar a la frontera con Estados Unidos, para cobrarles 'peajes' de 100 dólares entre una ciudad y otra. Si no pagan, los tiran del tren, causando la muerte o la mutilación de muchos de ellos.

“Es la estrategia del Estado”, sostiene el religioso: “Lanzar a estos criminales a los trenes, a las vías del tren, a las rutas migratorias para de una forma frenar el flujo migratorio” para tener contento a Estados Unidos, obsesionado con la inmigración ilegal.

Estrategia contrainsurgente contra los inmigrantes

Raúl Vera, que entre fue obispo coadjutor en la diócesis de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, entre 1995 y 1999, en los años más violentos del conflicto zapatista con el empleo por el gobierno de grupos paramilitares contra la guerrilla del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), comparó la situación actual de los migrantes con la que vivió en ese destino antes de ser nombrado obispo de Saltillo, cargo que ocupa actualmente.

“Yo veo cómo, análogamente y de acuerdo a la situación que representa la migración, se están dando esos mecanismos muy habituales en los métodos de control y contrainsurgencia que los sistemas políticos ligados a los poderes económicos siempre implementan”, sólo que “ahora tienen como aliado, que hacen el papel de aquellos paramilitares de Chiapas, al crimen organizado, que son cómplices de los políticos mexicanos y de la estructura del dinero”.

En Chiapas “nosotros, la Iglesia, éramos los enemigos del sistema porque estábamos pugnando por una solución humana racional de aquel conflicto que tenía que solucionarse por la vía de la justicia y el respeto a la vida y a la dignidad de aquellos pueblos. Y éramos considerados por las autoridades mexicanas y por los grupos paramilitares como los enemigos número uno”.

Raúl Vera
El obispo de Saltillo y defensor de los inmigrantes Raúl Vera. Autor: Pep Companys.
 

En la actualidad, quienes se interponen entre los migrantes centroamericanos y quienes pretenden aprovechar su situación de vulnerabilidad para robarles, secuestrarlos, extorsionarlos o violarlos, “aquí están en medio las casas del migrante. Y ¿quiénes se van contras la casas del migrante? Los paramilitares también”, apuntó el obispo.

Agustín Jiménez, de Consejería en Proyectos, destacó que los albergues para inmigrantes, llevan a cabo “un trabajo valioso que sirve para salvar a seres humanos” y que lo llevan a cabo “en un contexto de bastante peligro”.

Pinza entre el crimen organizado y las autoridades

Por documentar y denunciar los secuestros, las extorsiones y otras violaciones a los derechos humanos de los centroamericanos, sufren “hostigamiento por parte de grupos criminales pero también de autoridades”.

Jiménez enumero que los defensores de los migrantes sufren a veces amenazas veladas de la policía cuando intentan interponer denuncias contra grupos criminales y que su trabajo es desprestigiado e incluso criminalizado por las autoridades, que llegan a acusar a los albergues de “centros de delito”.

Consejería en Proyectos indicó que los defensores de los derechos humanos habían recibido hasta diciembre pasado 14 denuncias.

Tres de ellas están dirigidas contra ‘Fray Tormenta’, incluida una de trata de personas por acompañar a un grupo de desplazados guatemaltecos y otra de obstaculización del trabajo del Instituto Nacional de Migración (INM) por impedir que sus agentes entraran al albergue de Tenosique para detener en ellas a los inmigrantes que acogía.

Por su parte, Raúl Vera, recordó que la Casa del Migrante de Saltillo fue objeto de una campaña de prensa negativa para poner a la población en su contra asegurando que “había criminales dentro” y comparó esta situación con la estrategia de desprestigio de las “guerras de baja intensidad”, como sucedió en Chiapas con el arzobispado.

Agustín Jiménez, que criticó la impunidad en los delitos contra los defensores de los inmigrantes, dijo que con el gobierno anterior, de Felipe Calderón (del derechista Partido Acción Nacional, PAN) había al menos un diálogo directo entre el Estado y las casas de migrantes.

Aunque los compromisos asumidos en esas reuniones no eran cumplidos por el Ejecutivo, añadió, actualmente “hay una preocupación del movimiento de defensores de derechos humanos de migrantes” el gobierno de Enrique Peña Nieto (del Partido Revolucionario Institucional, PRI), que asumió en diciembre pasado, “empieza a cerrar esas reuniones con los altos dignatarios”. “Es muy temprano como para hacer una valoración definitiva, pero aspiramos a que eso no se consolide y que se mantenga como mínimo el niveles de diálogo”.

 
 
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
Sigue Crónica Errática en Crónica Errática en facebook Crónica Errática en Twitter  
 
 
Acerca del autor
 
© Crónica errática. Todos los derechos reservados. E-mail de contacto: cronica_erratica@yahoo.com