cronica erratica
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
 
 

Familiares de desaparecidos en México
piden ayuda al papa Francisco

Ciudad de México, 23 de julio de 2013. P. Álvarez
Familiares de los miles de mexicanos que han desaparecido en el país en los últimos siete años escribirán una carta al papa Francisco para pedirle que interceda a su favor ante las autoridades de su país, a las que acusan de indiferencia en la búsqueda de sus seres queridos en un fenómeno que las organizaciones de derechos humanos han calificado como “crisis humanitaria sin precedentes”. La petición, que es promovida por el sacerdote Alejandro Solalinde, que se ha destacado por su defensa de los inmigrantes centroamericanos en México, y que responde en parte al silencio que ha mantenido la jerarquía católica ante el fenómeno de las desapariciones, instan a Francisco a hacerles sentir su cercanía y a ejercer su influencia sobre las autoridades de uno de los países con más católicos del mundo.

Familiares de desaparecidos piden ayuda al papa Francisco
Los familiares de los miles de desaparecidos en México enviarán una carta al papa Francisco para pedirle su apoyo ante la pasividad de las autoridades de su país.

María Herrera, del pueblo de Pajacuarán, en el estado de Michoacán (al oeste de la ciudad de México), busca incansablemente desde hace cinco años a cuatro de sus hijos. Todos ellos se dedicaban, como el resto de la familia, a la compra-venta de metales. Raúl (que en ese entonces tenía 19 años) y Raúl Trujillo (de 24) desaparecieron con otras cinco personas de la misma localidad el 28 de agosto de 2008 cuando regresaban de un viaje de negocios en Atoyac de Álvarez, en la región vecina de Guerrero.

Ante la pasividad de las autoridades, ella y sus otros hijos se dedicaron a buscarlos durante los viajes que hacían para ir a comerciar. Sin embargo, otros dos de ellos corrieron la misma suerte el 22 de septiembre de 2010. La pista de Gustavo (con 27 en el momento de la desaparición), Luis Armando (24), un sobrino de María y el esposo de una de sus nietas se perdió en Poza Rica, en Veracruz.

María Herrera muestra las fotos de sus hijos desaparecidos
María Herrera busca a cuatro de sus hijos, desaparecidos en 2008 y 2010.
 

El gobierno, denuncia María, “no quiere hacernos caso, no quiere hacerse cargo de esta situación. Se han agotado todas las instancias sin obtener ninguna respuesta, ningún resultado hasta la fecha”.

La mujer recuerda que logró reunirse con el anterior Pontífice, Benedicto XVI. “Personalmente esperaban una respuesta, algo que nos ayudara a combatir esta tragedia humanitaria que estamos viviendo. Desgraciadamente no fue así. Vino, estuvo con nosotros… pero ahí quedó todo. No ha habido nadie que alce la voz por nosotros, que nos ayude”.

Por eso ahora pide a su sucesor, Francisco, como máximo representante de la religión católica que les manifieste su apoyo.

"Somos católicos y nos sentimos solos"

“Para nosotros, es el representante de nuestra religión, es nuestro representante, es nuestro Padre, es quien nos dirige. Somos católicos, somos creyentes y nos sentimos solos, nos sentimos abandonados. Es por eso que estamos haciendo llegar hacia usted, con mucho cariño, mucho respeto, pero esperando también mucho de usted (…) un eco, una respuesta, algo que nos indique que está con nosotros”, indicó Herrera este 23 de julio en una conferencia de prensa en la ciudad de México.

En el acto, Alejando Solalinde indicó que “México es un país muy corrupto y la clase política también, pero estos políticos son muy católicos y ven al Papa”.

“Es necesario que también vean qué clase de políticos son. Y si no hacen caso de las madres, que también son católicas (aunque algunas son cristianas evangélicas), pues a ver si una autoridad más arriba puede moverles el corazón”, sostuvo.

“Es una estrategia nueva para dirigirnos a la autoridad máxima de la Iglesia católica para que la Iglesia nos ayude, para que haga suya esta tragedia humanitaria de la desaparición, se sensibilice y también haga algo para que esto no siga sucediendo en un país mayoritariamente católico y guadalupano”, agregó.

Más de 20.000 desaparecidos en los últimos siete años

El drama de María Herrera es el mismo que sufren miles de familias en todo México. El anterior gobierno, presidido por Felipe Calderón (2000-2006), del conservador Partido Acción Nacional (PAN), lanzó nada más llegar al poder una ofensiva contra los cárteles del narcotráfico en México con la participación del ejército.

Aunque múltiples sectores, principalmente desde las ONG de derechos humanos, advirtieron de los riesgos que eso implicaba, el mandatario desplegó a miles de militares por las zonas más conflictivas del país a ejercer funciones que le corresponden a la policía.

Alejandro Solalinde
El sacerdote Alejandro Solalinde considera que a la jerarquía católica mexicana "no le quita el sueño" el problema de los desaparecidos.
 

La consecuencia fue una degeneración de la violencia que llevó, según cifras oficiales, a unas 70.000 muertes relacionadas con la acción del crimen organizado, los enfrentamientos entre grupos rivales y la ofensiva estatal en su contra y miles de desaparecidos, muchos de ellos a manos de las fuerzas de seguridad, que en demasiadas ocasiones están coludidas con los cárteles.

El actual gobierno, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), reveló en febrero de este año una lista de más de 26.000 personas desaparecidas. Aunque matizó que esa base de datos, que sumaba las denuncias por desaparición estado por estado, debía ser depurada porque podía haber personas repetidas y otras que ya habían sido encontradas, todavía no lo ha hecho.

Las organizaciones de familiares y de derechos humanos advierten no obstante que podría haber hasta 30.000 desaparecidos, pues algunos delitos no están recogidos por la metodología defectuosa de recopilación de nombres, además de que faltan los miles de inmigrantes centroamericanos cuyo rastro se desvanece en el país cuando intentan cruzarlo sin documentación en su camino hacia Estados Unidos.

Fin del periodo de gracia para Peña Nieto

Aunque Peña Nieto se comprometió al inicio de su mandato afrontar este fenómeno, las desapariciones se han seguido produciendo y la fiscalía especializada creada para la búsqueda de las víctimas es considerada insuficiente por los familiares y las organizaciones de derechos humanos, ya que sólo cuenta en principio con 12 ministerios públicos. Por ello, el actual gobierno se le ha acabado el periodo de gracia para llevar dar respuesta a las familias de las víctimas y ha empezado a recibir recriminaciones.

Seguimos viendo desapariciones y, sobre todo, de personas jóvenes. Realmente estamos preocupados ante la falta de capacidad, de brindar seguridad a los ciudadanos de este país”, expuso en la conferencia de prensa Yolanda Montes, cuya hija, la policía Teresa Gómez, que trabajaba en una unidad especializada de antisecuestros en Durango (norte del país), desapareció junto con tres compañeros de trabajo a finales de 2010.

“Santo Padre, le ruego, voltee hacia nosotros, le ruego su intervención ante este dolor tan grande de miles de madres. Hacemos votos por su valiosa intervención, padre Francisco, (…) por su intervención por un país a merced de la impunidad y la falta de protección que tenemos los ciudadanos”, señaló Montes en la carta que escribió al papa.

Solalinde explicó que tomaría todas las cartas de distintos familiares y harían una síntesis con los puntos principales para hacérsela llegar al pontífice.

Solalinde: "A la jerarquía católica no se le quita el sueño"

“El papa es una autoridad moral, la jerarquía católica que se encuentra en este país también es una autoridad moral”, dijo el sacerdote, que criticó el silencio que han guardado sus superiores ante el fenómeno de las desapariciones, a diferencia de los religiosos de base, que han prestado apoyo constante a los familiares.

Es responsabilidad del gobierno poner un fin a eso y también de las autoridades morales, de la Iglesia católica, hacer algo. Yo no veo que se le quite el sueño a la jerarquía católica”, apuntó.

“Es momento de hacerles saber a las autoridades eclesiástica que necesitamos su apoyo, que necesitamos, no la lástima –porque la lástima no nos sirve, no nos fortalece, no nos ayuda-, necesitamos de la misericordia, de la compasión, de la ayuda, de un buen consejo, de palabras de ánimo para continuar en este camino tan doloroso que nos ha tocado andar”, afirmó Graciela Villar-Gómez, cuyo hijo Eder Islas lleva desaparecido dos años y medio.

“Esperamos su ayuda, que nuestras lágrimas, nuestro dolor, toquen su corazón y que vea usted la forma de cómo nos va a ayudar porque somos sus hijos y tiene que responder a nuestro llamado”, exigió a modo de conclusión María Herrera.
 
 
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
Sigue Crónica Errática en Crónica Errática en facebook Crónica Errática en Twitter  
 
 
Acerca del autor
 
© Crónica errática. Todos los derechos reservados. E-mail de contacto: cronica_erratica@yahoo.com