cronica erratica
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
 
 

REPORTAJE
Venezuela vivida de lejos

 
Noviembre 2013. P. Álvarez
Ser venezolano se ha convertido en los últimos años en una experiencia frenética. La trepidante serie de acontecimientos que ha vivido el país, la vorágine de cambios, la polarización política y social, la incertidumbre… han hecho mella en los venezolanos y han afectado profundamente, para bien o para mal, a todos y ha provocado una especie de crisis de identidad en la sociedad venezolana. Resulta difícil mirarse al espejo y ver el bosque entre tantas ramas. No es mala idea alejarse un poco para poder enfocar mejor esa imagen, ese reflejo de unos mismos. Eso es lo que trata de hacer ‘Desde afuera’, un original documental que sigue a cuatro venezolanos que han decidido rehacer su vida en rincones tan inusuales como Croacia o Australia y a una pareja que hace trámites para salir del país. Con imágenes grabadas por sus propios protagonistas y codirigida a través de Skype por dos venezolanos distanciados igualmente entre si por miles de kilómetros, es un ejercicio de autoanálisis de la identidad venezolana y una crónica de la experiencia de miles de venezolanos que han dejado el país en busca de su lugar en el mundo.
 
 
Afiche de documental Desde Afuera
Afiche de 'Desde Afuera'.
 

Amalyn es una bailarina que da clases de ‘belly dance’ en Tokio mientras aspira a ser aceptada por alguna compañía del espectáculo. Melissa y Óscar tratan de educar a su pequeña hija Juliana su cultura venezolana en la alejada ciudad australiana de Perth. Edu se traslada a Zagreb con su novia croata y estudia el idioma para encontrar un trabajo que tenga que ver con sus pasiones: el video y la fotografía. Leo lucha por compatibilizar su vocación musical con un trabajo con el que poder sustentarse en Londres. Y Claudia y Santiago hacen trámites en Caracas para obtener la visa que les permita ir a Estados Unidos.

Desde afuera sigue los pasos de estos personajes durante dos años mediante entrevistas y videos que ellos mismos graban mostrando aspectos de su vida diaria y contando sus vivencias, sus sueños, sus frustraciones, sus impresiones de residir en otro país y otra cultura. En las que explican qué es lo que les llevo a salir de Venezuela, qué es lo que extrañan de su país y cuáles son los defectos y virtudes de sus costumbres que han descubierto en el exterior.

“La intención era reflejar la importancia de tomar distancia para entender algunas cosas en Venezuela”, explica Pedro Camacho, que codirigió el documental junto con Johan Pérez. Ambos salieron de Venezuela hace unos cinco años tras estudiar juntos en Comunicación en la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas. El primero se fue a Buenos Aires y el segundo a Barcelona.

Su experiencia como emigrantes les dio una perspectiva nueva sobre su país y sobre su gente y coincidieron en que ese punto de vista era algo que valía la pena compartir y dar a conocer a sus compatriotas a través de lo que ellos sabían hacer: un documental.

"Ser venezolano va más allá del actual momento político"

Así que se pusieron a buscar otros venezolanos que, como ellos, estuvieran viviendo en el extranjero, algo no muy difícil, dado el alto número de compatriotas que han abandonado el país en los últimos años a causa de la convulsión política y social que se ha arraigado ya allí.

No obstante, señala Camacho, el objetivo no era tanto entrar en el tema de la situación política en Venezuela, sino “explorar qué significa ser venezolano a la distancia y qué sienten estas personas a la distancia acerca de dónde vienen, del ser venezolanos que va mucho más allá de lo que estamos viviendo actualmente como momento político en Venezuela”.

Los protagonistas de ‘Desde afuera’ narran la añoranza que sienten de su tierra, cómo añoran el calor humano de su gente, pero también ven con otra óptica aspectos menos anhelados de su idiosincrasia.

“Esta gente tiene la posibilidad de tomar distancia, no metafórica sino física, algunas veces corta, otras veces enorme -como la de Tokio-, de una situación como la venezolana y eso va a moldear una cantidad de cosas de cómo tú entiendes el país, de cómo tú entiendes tu venezolanía, de por qué eres como eres”, afirma.

“Creo que fue una exploración más de identidad que de un momento encapsulado en estos últimos años en Venezuela”, agrega.

Como grabar una película a través de Skype

Afortunadamente, Internet y las nuevas tecnologías les daban la oportunidad de llevar a cabo un proceso de esta magnitud pese a los escasos recursos con los que contaban, ya que sus realizadores tuvieron que ingeniárselas para buscar financiación al margen de productoras o ayudas oficiales.

Pedro Camacho, codirector de 'Desde afuera'
Pedro Camacho, codirector, revisando el materiald del documental.
 

“Decidimos utilizar la limitante principal, que era cómo grabar a toda esta gente a la distancia, como algo a nuestro favor. Aprovechar que las tecnologías nuevas nos permiten que ellos se graben, el Skype y todo eso y que no sea la debilidad del documental sino que sea el fuerte”, sostiene Camacho desde Buenos Aires.

Los dos documentalistas, que también tuvieron que coordinarse y codirigir a una distancia de más de 10.000 kilómetros el uno del otro y océano de por medio, contactaron con medio centenar de venezolanos en distintas partes del mundo y seleccionaron entre ellos a seis en el exterior más los aspirantes a emigrantes de Caracas.

Finalmente, algunos no pudieron seguir el largo proceso de dos años y también se terminaron excluyendo los dos codirectores, que tenían previsto en principio incluir sus propias historias, y el documental se acabó centrando en cinco historias.

El objetivo es que esas cinco historias fuesen diferentes entre sí y abarcasen en la medida de los posible todas las distintas situaciones de por qué tantos venezolanos están yéndose de su país.

“Se podría hacer 15 ó 20 perfiles de venezolanos distintos y hay tantas historias como venezolanos hay afuera, pero creo que con las que seleccionamos se cubre cierta gama”, apunta Pedro Camacho.

'Desde afuera', un documental multiformato

Una de las peculiaridades y de las originalidades de ‘Desde afuera’ es la gran variedad de formatos en que está grabado y que se refleja en el resultado final. Hay desde entrevistas grabadas por Skype, hasta escenas de la vida cotidiana registrada con iPhone, pasando por cámaras de video de alta definición o por las fotográficas con las que todos salimos al paso de vez en cuando para un video casero.

Personajes de Desde Afuera
Protagonistas del documental.
 

En total, hay siete formatos diferentes, que le terminan dando al documental un aura de autenticidad. “Ningún plano de la película está hecho por nosotros, construido íntegramente por nosotros sino que es una construcción colectiva”, subraya Camacho.

De las 60 horas de material grabado por los protagonistas y de las entre 20 y 25 horas de entrevistas por Skype, Camacho y Pérez extrajeron 64 minutos que es lo que dura ‘Desde afuera’, tras un intenso proceso de montaje dificultado por el hecho de que los autores no grabaron las tomas y, sobre todo, de que estaban en dos ciudades y con dos husos horarios diferentes.

El 'crowdfunding', financiamiento y difusión al 2x1

No sólo Skype ayudó a los dos directores a sacar a delante ‘Desde afuera’. También utilizaron una nueva herramienta permitida por Internet para financiarla: el crowdfunding o micromecenazgo. Tras una campaña de 40 días y una campaña mucho más larga de difusión del proyecto a través de las redes sociales, consiguieron recaudar, de 170 pequeños donantes, los 6.500 euros que costaban el montaje, la edición de sonido y la plataforma de Internet para poder ver el documental por Internet.

Los autores también buscaron sacar una ventaja extra de este método de financiación: “Mientras estás recaudando plata, estás generando comunidad, dando a conocer tu proyecto”, sostiene Camacho. “Terminas asociando una cantidad de gente que al final te va a ayudar a difundir eso porque va a querer que se distribuya porque formaron parte del proyecto. Esto es algo que otras formas de financiamiento no te permiten”.

Tras un mes, del 15 de octubre al 15 de noviembre, en el que el documental está disponible en Internet, ahora Pérez y Camacho van buscar su difusión en espacios físicos, como centros culturales o instituciones educativas en Caracas (donde ya tienen el compromiso de algunas universidades), Buenos Aires y Barcelona. Luego intentarán hacerse su espacio en festivales y aspiran a poder editarlo en DVD.

 
 
 
 
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
Sigue Crónica Errática en Crónica Errática en Facebook Crónica Errática en Twitter  
 
 
Acerca del autor
 
© Crónica errática. Todos los derechos reservados. E-mail de contacto: cronica_erratica@yahoo.com