cronica erratica
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
 
 

REPORTAJE
La Voz del Amate, obligados a
rebelarse por el sistema judicial
(y 4)

Ese día, momentos antes, se habían producido un enfrentamiento a tiros entre vecinos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y simpatizantes del EZLN en el cercano poblado de Banavil. La tensión en esta comunidad venía gestándose desde hacía días y Santiz, ante el hostigamiento y agresiones que habían estado sufriendo sus compañeros zapatistas había intentado “los apoyaba y trataba de buscar un diálogo, para que no pasara a mayores”, indica Luisela Preciado, abogada del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas, que lleva el amparo interpuesto por el detenido contra su encarcelamiento.

En el choque hubo un priísta muerto y un simpatizante zapatista desaparecido. Los compañeros del fallecido acusaron a Santiz de haber participado en la reyerta y haber sido el que dirigía al grupo rival, por lo que fue detenido y acusado por la fiscalía de Chiapas de homicidio y lesiones, delitos del fuero estatal.

Sin embargo, desde el principio la causa en su contra, señala Preciado, está plagada de contradicciones. Por un lado “hay tres testigos que dicen que ellos fueron quienes lo detuvieron en el lugar de los hechos y que estaba armado”.

Cartel de Francisco Santiz
Cartel pidiendo la libertad de Francisco Santiz.
 

Sin embargo, continúa, los policías que lo detuvieron y según se desprende de las gestiones que hizo el juez de paz y conciliación indígena para su captura, Santiz fue arrestado en su puesto de Tenejapa unas tres horas después. Además, la mayoría de los testigos que lo ubican en el lugar de los hechos se contradicen con lo otros tres, pues afirman que “no estaba armado”.

Ante esta situación, la “Mesa de Reconciliación”, creada en Chiapas por el gobierno estatal para resolver este tipo de asuntos sobre encarcelados, recomienda a la fiscalía chiapaneca que retire los cargos en su contra y ésta accede.

Sin embargo, cuando va a salir de la cárcel, en marzo de 2012 le informan de que la fiscalía federal mexicana ha iniciado un proceso en su contra por posesión de armas de uso exclusivo del ejército, en este caso rifles de asalto, un delito del fuero federal.

El juez que lleva el caso, relata Preciado, “no analiza las declaraciones y el informe de la policía que dice que lo detuvieron en Tenejapa y tiene en cuenta solamente a los testigos que dicen que estaba en la comunidad y que estaba armado y que ellos fueron los que lo retuvieron”, aun cuando los que subrayan que no portaba ningún arma eran muchos más. Decide, por tanto, que siga en prisión.

El pasado 3 de enero de 2013, el magistrado encargado de revisar el amparo interpuesto por la defensa de Santiz ordenó al juez de distrito que lo encarceló que vuelva a analizar las pruebas teniendo en cuenta todas ellas y no sólo las que perjudican al acusado. Su defensa considera que va a ser difícil que se mantenga la orden de prisión.

Presos "incómodos" para las autoridades

Dos días antes de la decisión de otorgar el amparo, el propio gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, que ganó las elecciones en 2012 apoyado por una alianza del PRI, el Partido Verde y Nueva Alianza (Panal), al responder a una masiva marcha por cinco localidades de la entidad de miles de simpatizantes zapatistas y una serie de comunicados del EZLN, calificó de “necesaria” la “pronta liberación” tanto de Patishtán como de Santiz en un boletín.

Cárcel de El Amate
Pathistán y Santiz esperan poder salir este año de prisión. Autor: Pep Companys.
 

Ambos esperan ahora en El Amate las resoluciones judiciales que podrían sacarles de la cárcel tras 13 y un año de prisión, respectivamente.

Aunque logren ser liberados, se han comprometido a seguir luchando por los compañeros que queden dentro de la cárcel, como Rosa.

El hijo de Rosa López, nacido en prisión con parálisis cerebral y que había sido dejado al cuidado de su abuela, falleció a los cuatro años de edad sin haberse movido nunca. Eso sumió a la mujer en una profunda depresión.

“Mi lucha no era tanto por mi libertad sino por mi bebé, porque quería salir y llevarlo a donde lo curaran y verlo caminar. Nunca se movió, nunca habló, por eso estoy en la lucha pero no lo logré porque el año pasado mi hijo falleció”, cuenta. Ni siquiera le dieron permiso para ir a enterrarlo.

“Yo estuve tres o cuatro días que decía: ‘Yo no quiero seguir, ya no quiero luchar’. Pero me levanté y ví a mi otro hijo (que ahora tiene tres años). Se me fue uno pero tengo por quien vivir”, prosigue.

“Ahora quiero seguir caminando con mis compañeros para que ninguna mujer sufra lo que yo sufrí, que vengan a la cárcel como yo, pagando por un delito que no cometieron”.

 
anterior 1     2     3   4 siguiente

 

 
 
 
PORTADA NOTICIAS REPORTAJES ESPECIALES VIDEOS VIAJERO ERRÁTICO
Sigue Crónica Errática en Crónica Errática en Facebook Crónica Errática en Twitter  
 
 
Acerca del autor
 
© Crónica errática. Todos los derechos reservados. E-mail de contacto: cronica_erratica@yahoo.com