VIajero Erratico - blog de viajes
 
PORTADA CRÓNICAS FOTOGALERÍAS VIDEOS CRÓNICA ERRÁTICA
 
 

CARTAGENA DE INDIAS, LA PERLA DEL CARIBE
(2)

Cartagena empezó como un simple poblado de bohíos o chozas desde las que las huestes del conquistador Pedro de Heredia, que fundó Cartagena en 1533 sobre el preexistente poblado de los indígenas Karib de Kalamari, saqueaban las tumbas de la región vecina de los indios zenúes, ricas en ofrendas de oro, y a las que llegaban guiándose por las campanas que este pueblo colgaban en los árboles bajo los que enterraban a sus muertos.

Museo del oro de Cartagena de Indias
Piezas del Museo del Oro Zenú
 

Para conocer la orfebrería y la historia de este pueblo es imprescindible visitar el Museo del Oro Zenú, situado en el Parque Bolvíar, en pleno centro religioso y político cartagenero. En él se exhibe decenas de piezas finamente talladas en el preciado metal por los zenúes.

También se explica cómo esta etnia llegó a desarrollar en los cercanos valles de los caudalosos San Jorge y Sinú un complejo sistema de canales para encauzar las crecidas de ambos ríos durante buena parte del año. En regiones donde actualmente cada año cientos de personas pierden sus viviendas y sus cosechas, los zenúes construían plataformas artificiales de tierra de tres a cuatro metros de altura sobre las que levantaban sus viviendas y dejaban entre montículo y montículo alargados canales, de hasta cuatro kilómetros de largo, para drenar las aguas de las crecientes. Al bajar las aguas, recogían los sedimentos, ricos en nutrientes, que quedaban en el fondo de estas zanjas para usarlas como abono. Una técnica que aún causa asombro entre los expertos.

Catedral de Cartagena de Indias
Catedral de Cartagena de Indias.
 

Vicisitudes de una catedral con mala fortuna

A unos pasos del museo, en una esquina del Parque Bolívar, se encuentra la Catedral de Santa Catalina de Alejandría, un llamativo templo colonial de colores amarillo, naranja, blanco y rojo. Su construcción comenzó en 1577, a la par que las grandes catedrales mexicanas y antes que las peruanas de Lima y Cuzco, aunque no conculyó hasta 84 años después, tras varias vicisitudes, bombardeos piratas incluidos.

Diseñada por el arquitecto Simón González inspirado en las basílicas andaluzas y canarias, su interior presenta un severo y austero estilo herreriano, característicos de los dominios del rey español Felipe II. Presenta un techo es estilo armadura mudéjar, de herencia árabe-española, una interesante bóveda con lunetas sobre el altar y un retablo cuya autoría es desconocida debido a que la humedad reinante en la ciudad destruyó los archivos antiguos del templo.

Pero lo más destacado es el hermoso púlpito tallado en Florencia a finales del siglo XVIII con diversos tipos de mármol y decorado con bajorrelieves de los cuatro evangelistas junto a los símbolos que los representan. La leyenda dice que esta pieza estaba destinada a Lima, pero que a su paso por la Cartagena fue confiscada por le obispo de esta ciudad.

Pulpito y retablo de la Catedral de Cartagena de indias
Púlpito y retablo de la catedral de Cartagena.
 

Aunque en un principio, Cartagena era un puerto secundario, considerado como una escala alterna al de Portobelo, en Panamá, lo que hacía que su primer núcleo urbano se desarrollara con lentitud, a finales del siglo XVI comenzó a crecer su importancia. A partir de ahí, su papel en el comercio internacional de metales preciosos y trata de esclavos hizo que se convirtiera en el puerto más importante del caribe subcontinental.

(sigue)
anterior 1     2     3     4     5 siguiente

 

 
 
 
PORTADA CRÓNICAS FOTOGALERÍAS VIDEOS CRÓNICA ERRÁTICA
Sigue Crónica Errática en Crónica Errática en facebook Crónica Errática en twitter  
 
 
Acerca del autor
 
© Crónica errática. Todos los derechos reservados. E-mail de contacto: cronica_erratica@yahoo.com