VIajero Erratico - blog de viajes
 
PORTADA CRÓNICAS FOTOGALERÍAS VIDEOS CRÓNICA ERRÁTICA
 
 

CARTAGENA DE INDIAS, LA PERLA DEL CARIBE
(3)

Atardecer en Cartagena
Atardecer en Cartagena.
 

La herencia africana

Pedro De Heredia fuera el primero en traer eslavos negros al continente americano. Esto, unido a la circunstancia de que Cartagena fue inicialmente el único puerto de América junto con el mexicano de Veracruz autorizado para introducir esclavos procedentes de África en América, contribuyó a que Cartagena sea una de las ciudades más afroamericanas del continente, orgullosa de este legado, que destila por todos los poros de la ciudad: en sus gentes, en su música, en su gastronomía...

En el ámbito musical, se puede apreciar en el bullerengue,  la famosa cumbia colombiana o la champeta, un estilo que se originó en los barrios cartageneros en la década de los años 60 del siglo pasado influido por los ritmos del África Central y de las Antillas.

Respecto a la cocina de Cartagena de Indias, muy aficionada a los fritos, influencia de las culturas del África Occidental, destaca el arroz con coco, otra influencia del continente negro, en cuyos puertos se consume su equivalente, el arroz hausa, que no hay que dejar de probar.

O el mongo-mongo, un dulce de la región hecho a base de mango con resonancias del África Central, que se puede probar, junto con decenas de otras delicias en el Portal de los Dulces, uno de los rincones más atractivos de la ciudad, situado en la Plaza de los Coches, frente a la Puerta del Reloj, un ingreso de tres arcos, el principal de la muralla, que conecta con Getsemaní. Este barrio ofrece una gran variedad de restaurantes y donde se encuentra la calle del Arsenal, el centro neurálgico de la noche cartagenera, con decenas de locales nocturnos, en algunos de los cuales actúan los fines de semana bandas del colombianísimo vallenato.

Centro histórico de Cartagena
Centro histórico de Cartagena.
 

El influjo africano también está detrás de la lengua criolla del Palenque de San Basilio, un pueblo situado a unos 50 kilómetros de Cartagena, considerada una reliquia lingüística por ser la el único habla criollo en América de origen español y africano. Procedente de las lenguas kimbundu-ambundu, cuyos hablantes nativos habitan el norte de la República de Angola, surgió de los contactos entre los negreros portugueses y sus proveedores africanos en los puertos de embarque del África Central y al llegar al Caribe colombiano se enriqueció con aportes del castellano.

Una ciudad acosada por los piratas

El caso es que la pujanza de Cartagena durante la época de la colonia la puso en la mira de los catalejos de los corsarios que plagaban las aguas caribeñas. Los primeros ataques piratas tuvieron lugar en 1544 y 1559 de la mano de los franceses Jean-François de La Rocque de Roberval (conocido en español como “Roberto Baal”) y Martin Coté. Les siguió en 1568 el inglés John Hawkins, que al contrario que sus antecesores fracasó en su intento de tomar la ciudad. Pero el asalto más famoso y destructivo fue el del corsario británico sir Francis Drake, en 1586.

Templo de Santo Domingo
Templo de Santo Domingo.
 

Al mando de 23 naves, Drake asedió la ciudad y exigió su rendición para evitar un ataque. Las autoridades civiles y militares, sabedoras de la que la resistencia sería inútil, estaban dispuestas a aceptarlo, pero el obispo de aquel entonces, Juan de Montalvo instó desde el púlpito a los feligreses a defenderse. Los piratas derrotaron a los cartageneros en una batalla que tuvo lugar en la playa situada detrás del templo de Santo Domingo, uno de los espacios religiosos más antiguos de la ciudad, pues data de la segunda mitad del siglo XVI. Después de un incendio que arrasó en 1552 la ciudad de madera construida por los conquistadores, cuando ésta todavía era un refugio de aventureros, los frailes dominicos trasladaron su convento, que estaba en la Plaza de los Coches, frente a lo que hoy es el Portal de los Dulces, a lo que entonces era una apartada playa anegadiza. La aparente inclinación de su torre dio lugar a la leyenda de que fue el diablo quien la torció en un arrebato de ira, aunque en realidad lo que sucede es que está en paralelo con la calle.

(sigue)
anterior 1     2     3     4     5 siguiente

 

 
 
 
PORTADA CRÓNICAS FOTOGALERÍAS VIDEOS CRÓNICA ERRÁTICA
Sigue Crónica Errática en Crónica Errática en facebook Crónica Errática en twitter  
 
 
Acerca del autor
 
© Crónica errática. Todos los derechos reservados. E-mail de contacto: cronica_erratica@yahoo.com