VIajero Erratico - blog de viajes
 
PORTADA CRÓNICAS FOTOGALERÍAS VIDEOS CRÓNICA ERRÁTICA
 
 

CARTAGENA DE INDIAS, LA PERLA DEL CARIBE
(y 5)

El fuerte defendía la ciudad de cualquier intento de atacarla por tierra, desde alguno de los cerros que la dominan, o por las lagunas que la rodeaban. Un buen sitio para admirar en su conjunto la monumentalidad del fuerte de San Felipe de Barajas, y obtener de paso una excelente panorámica de toda la ciudad, es el Cerro de la Popa, al que se puede llegar en auto o en una de las “chivas” que hacen paseos turísticos.

Fuerte de San Felipe de Barajas
Fuerte de San Felipe de Barajas.
 

Aun con todo, Cartagena volvió a ser saqueada, en 1697 por el Barón de Pointis, oficial de la marina francesa, que la atacó con 29 naves y 6.500 hombres, muchos de ellos piratas, que consiguieron en esta ocasión el botín más grande de su historia.

Resistió sin embargo al mayor embate de su historia, el del vicealmirante inglés Edward Vernon, que con 186 embarcaciones y 23.600 hombres sitió en 1741 la bahía de Cartagena con el objetivo de anexionarla a la corona inglesa.

Además de enviar a ingenieros militares tras el ataque de Drake, Felipe II comisionó a un constructor para inspeccionar los destrozos de la catedral e impulsar su reconstrucción y terminación. Pero pese a las ayudas del monarca y a las donaciones  privadas, la catedral estuvo sin techo muchos años, debilitándose por la lluvia. Y el 7 de agosto de 1600 su nave central se vino abajo. El templo no fue terminado completamente hasta 1661.

Portal de los Dulces
Portal de los Dulces.
 

El recorrido por el centro histórico debe incluir también la Plaza de la Aduana, contigua a la de los Coches y el Portal de los Dulces y desde la que se accede a la de San Pedro Claver, en la que se encuentran la iglesia y el convento, donde vivió y murió este santo, patrono de los esclavos, y que en su piso alberga el Museo Afrocaribeño.

Cartagena, Ciudad Heróica

Cartagena también jugó un papel fundamental en la Independencia de Colombia, pues paradójicamente fue la primera y la última ciudad del país en emanciparse de la corona española. El 11 de noviembre de 1811, cuando los aires de independencia soplaban por todo el continente, los cartageneros se desligaron del gobierno español, dando inicio al proceso emancipador del que entonces era el virreinato de Nueva Granada (que correspondía prácticamente a los territorios de Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá) y al año siguiente proclamaron la Constitución de la República de Cartagena.

Casa del Centro Histórico de Cartagena
Casa del Centro histórico de Cartagena.
 

No obstante, un ejército de 10.000 hombres bajo el mando de Pablo Morillos volvió a recuperar la ciudad para el imperio tras un despiadado asedio de más de cinco meses en los que murieron más de 6.000 personas. El restablecimiento del gobierno de España llevó al exilio a muchos otros vecinos y Cartagena fue la última gran ciudad en recuperar la libertad, en 1821. Su gesta independentista, que le llevó a recibir el apodo de “Ciudad Heróica”, le supuso también una profunda crisis, agravada por varias epidemias consecutivas y que dejó en ruinas su patrimonio monumental, que ya nunca recuperó su brillo de antaño.

Los indicios de esa decadencia se mezclan en la ciudad con los de su antiguo esplendor y hacen de Cartagena de Indias una ciudad única.

Atarcercer en Cartagena de Indias
Atardecer en Cartagena de Indias.
 
anterior 1     2     3     4     5 siguiente

 

 
 
 
PORTADA CRÓNICAS FOTOGALERÍAS VIDEOS CRÓNICA ERRÁTICA
Sigue Crónica Errática en Crónica Errática en facebook Crónica Errática en twitter  
 
 
Acerca del autor
 
© Crónica errática. Todos los derechos reservados. E-mail de contacto: cronica_erratica@yahoo.com